The Cheerful Photographer Blog » Wedding photography

¿Qué hay detrás?

***

¿Por qué cuesta esto un reportaje fotográfico?

 

Dejando a un lado la calidad del servicio y del producto y el hecho de que se trata de un trabajo artístico y creativo, y centrándonos sólo en el aspecto númerico del precio, hay mucho desconocimiento sobre cómo es el trabajo de un fotógrafo profesional.

 

Respecto a los números:

 

En primer lugar, de la cantidad que un cliente paga, hay que descontar el 21% de IVA, que va directamente a Hacienda.

 

Luego, del beneficio que obtiene el profesional en cada trimestre, hay que descontar otro 20% que se paga en concepto de IRPF.

 

Es decir, que prácticamente del importe que el cliente paga hay que descontar un 41% sólo en impuestos.

 

Esto no es enteramente preciso, porque el IVA de los gastos profesionales resta al pago de estas cantidades de impuestos. Pero si le añadimos el prorrateo de los más de 4.000 euros anuales fijos* (independientemente de los ingresos obtenidos) que hay que pagar de cuota de autónomo + asesoría fiscal podemos obtener más de un 41%.

 

(*En mi caso: cuota autónomo: 286,55 €/mes + cuota asesoría fiscal 69 €/mes  -los autónomos tenemos 16 declaraciones fiscales al año- = 4.266,60 €/año)

 

Así es el sistema de impuestos para un autónomo en España. En otros países es bastante diferente.

 

En segundo lugar, están los gastos de la profesión y del trabajo en particular.

 

Ser fotógrafo profesional implica gastar miles de euros al año en equipo. Por ejemplo, una lente profesional puede costar 2.000 euros (la próxima que quiero adquirir cuesta más).

 

Para ser más exactos, además de comprar cosas nuevas, también hay que ir renovando equipo: los sensores de las cámaras mueren después de 100.000 disparos aprox. (una boda  = 5.000 disparos aprox.) y los ordenadores y softwares también necesitan sustituirse por modelos más avanzados para poder trabajar con el enorme volumen de archivos que utiliza un fotógrafo (una boda sin editar = 100 GB aprox.)

 

Esto quiere decir que, del beneficio que obtienes por tu trabajo, gran parte se va en gastos como estos.

 

Otros gastos anuales de la profesión (en mi caso sin tener un local/estudio) son:

 

Imagen on-line de la empresa: cuotas de hosting, dominios, diseño y/o actualizaciones web/blog, antivirus on-line… (Si quieres que te diseñen una buena imagen corporativa personalizada -web/blog/logo- cuesta entre 2.500 y 5.000 euros)

 

Publicidad: cuotas directorios/blogs de pago (una media de 200 euros/anuales por directorio). Cuando los directorios son extranjeros el gasto no se puede declarar (en mi caso, de los tres directorios de pago en los que estoy actualmente, dos son americanos).

 

Participación en concuros: Los premios dan publicidad. Pero participar en los concursos de élite implica pagar por cada foto que presentas. Esto equivale a unos cuantos de cientos de euros (una media aprox. de 600 dólares) al año que no se pueden declarar.

 

Formación: workshops, webinars, libros… En el caso de los workshops, la mayoría de estos gastos no se puede declarar porque no te hacen factura. Un workshop profesional puede costar entre 400 y 600 euros de media. Uno impartido por figuras de primer nivel puede llegar a más de 4.000 euros.

 

Periféricos: discos duros externos de almacenamiento (en mi caso, unas cuatro unidades nuevas cada año -a unos 100 euros la unidad- para poder almacenar y hacer copias de seguridad de todo el trabajo) , tarjetas de memoria y baterías (una tarjeta cuesta unos 50 euros en los sitios donde las encuentras más baratas, se compran unas 7 u 8 nuevas por año), etcétera.

 

Averías y puesta a punto del equipo: desde las cosas que se rompen o estropean, hasta el gasto anual en un buen informático (no se me ocurre dejar la salud de mis herramientas de trabajo en manos de un aficionado).

 

En cuanto a los gastos de un trabajo en concreto, por ejemplo una boda:

 

A la cantidad que queda de restar el porcentaje de impuestos, hay que descontarle también el sueldo del ayudante o ayudantes + el álbum + el packaging…

 

Si por ejemplo la boda o sesión es fuera de mi ciudad, aunque la pareja pague el desplazamiento, me implica un mínimo de 3 días fuera de la oficina (dos días sin trabajar en la oficina) más los posibles gastos de dieta de estos días, en contraposición con una boda local o cercana, que me implica una sola jornada y ningún gasto adicional de dieta.

 

Seguro que se me olvidan muchos otros gastos (por ejemplo el seguro del equipo más el seguro de Responsabilidad Civil, unos 400 euros anuales) pero tampoco quiero hacer aquí una tesis sobre contabilidad, la idea es que se conozca mejor cómo funciona una empresa de este tipo.

 

Un dato más: los autónomos no tenemos nómina; lo único que nos llega con puntualidad son los recibos de la cuota de autónomo y de los pagos de impuestros trimestrales. Pagamos el alquiler y las facturas con los ingresos que nos hacen nuestros clientes por nuestros trabajos. Decir esto puede parecer una obviedad, pero mucha gente no se para a pensarlo…

 

Respecto al trabajo:

 

Aún queda gente que piensa que ser fotógrafo es hacer fotos un rato y luego irte de fiesta.

 

Desde luego que es una profesión bonita y se disfruta.

 

Pero la mayoría de fotógrafos profesionales trabajan 7 días a la semana y si eres fotógrafo de bodas no tienes vacaciones de verano o simplemente no tienes vacaciones.

 

Es frecuente pensar que ser autónomo y trabajar en casa es un chollo por horarios y ausencia de jefe. Por supuesto que tiene cosas positivas, pero hay que experimentarlo para saber lo esclavizante y solitario que es. Ninguna empresa sale adelante sin muchas horas de trabajo y plena dedicación, por mucho talento artístico que tengas. O te levantas temprano y le echas muchas horas sin moverte de la silla, o no vas a ninguna parte.

 

Lo fundamental es entender que, del total de nuestro tiempo de trabajo, apenas un 10% es hacer fotos. El resto es trabajo administrativo y de postproducción. Es decir, que el 90% del tiempo estamos delante del ordenador, a excepción de las reuniones y los shootings.

 

Lo que se disfruta es justo ese 10%, la parte social y creativa del trabajo: tratar con los clientes y hacer fotos o investigar sobre nuevas ideas.

 

El otro 90% es un trabajo rutinario y a veces nada motivador enfrente de una pantalla.

 

El trabajo de ordenador tiene dos facetas principales: la edición, que tiene partes tediosas (selección) y partes más amables (el revelado y el retoque), más la elaboración de galerías, slides, maquetación de álbumes…

 

Y el ingente trabajo administrativo: mailing, info, publicidad, marketing, contratos, facturas, presupuestos, blogging, timings, banking, traducciones, proveedores, logística, etcétera, etcétera. Tareas que consumen mucho tiempo pero que son necesarias para el funcionamiento de cualquier empresa.

 

Espero que con esta información tengáis más datos para conocer mejor cómo es esta profesión. Os dejo un gráfico que retrata de manera aproximada esto que os acabo de contar.

 

 

***

graficopinthis

Fuente: Internet.

***

Epílogo

 

Ser fotógrafo profesional conlleva:

 

  • Muuuuchas horas de postproducción de los trabajos (selección, revelado, retoque, galerías, slides…)
  • Aprendizaje / conocimiento y constante actualización de distintos softwares;
  • Aprendizaje / conocimiento sobre informática y redes;
  • Saber de cámaras, ópticas, flashes y demás cacharros;
  • Saber de composición y lenguaje visual;
  • Saber de iluminación;
  • Saber de técnicas de procesados, gestión del color, etc.;
  • Reuniones / entrevistas;
  • Sesiones de localización;
  • Sesiones fotográficas de reportajes o bodas (que pueden ser cualquier día de la semana o del año, independientemente del calendario de festivos);
  • Tener una web y un blog actualizados y gestionarlos (blogging: actualizar, redactar infos, traducir, ordenar, instalar plugins, solucionar problemas, copias de seguridad…);
  • Pelearse frustradamente con los problemas que dan el ordenador y los programas (o pagar a otros para que los arreglen);
  • Hacer copias de seguridad constantes del trabajo (no es obsesión, imaginad a un cliente que se queda sin las fotos de su boda por un problema del ordenador…);
  • Invertir en almacenamiento;
  • Crear (o pagar a otros para que la diseñen) y mantener una imagen corporativa;
  • Presencia constante en las redes sociales;
  • Estar al día en los directorios;
  • Participar en concursos para ganar ‘prestigio’ y publicidad;
  • Dedicar tiempo y recursos a publicitarte para que el cliente pueda encontrarte;
  • Tener nociones de marketing (es diferente a lo anterior);
  •  Saber lo que significa posicionamiento SEO y lo que necesitas para aumentarlo (o pagar a alquien que lo haga por ti);
  • Hacer networking;
  • Contestar muchos correos al día;
  • Dedicar mucho tiempo a trabajos que al final no salen;
  • Estar en contacto constante con los clientes y resolver todas sus dudas;
  • Llevar internet encima siempre;
  • Redactar contratos;
  • Hacer facturas;
  • Hacer tarifarios y presupuestos;
  • Traducirlos a otros idiomas;
  • Llevar las cuentas para las declaraciones trimestrales;
  • Organizar los viajes de trabajo;
  • Organizar las sesiones o reportajes (estilismo, localizaciones, timings, etc.)
  • Ser muy organizado y metódico en el trabajo.
  • Cuidar el equipo (limpieza, puesta a punto, revisión / antivirus, desfragmentar, formatear, calibración de monitores…)
  • Maquetar álbumes;
  • Preparar (e idear) el packaging de las entregas;
  • Solucionar todos los problemas e inconvenientes que te originan los proveedores con los que trabajas;
  • Buscar e ingeniar detalles que ofrezcan algo especial al cliente que los demás no ofrecen;
  • Estar en coordinación permanente con otros proveedores / profesionales;
  • Dedicar tiempo a seguir formándote (workshops, webinars, libros, tutoriales…);
  • Visualización de trabajos;
  • Estar en contacto constante con otras formas artísticas en las que aprender y encontrar inspiración (pintura, exposiciones, charlas, cine, música..);
  • Conseguir que las personas se sientan cómodas delante de tu cámara.
  • Saber los trucos para sacar el lado más bello y más esbelto de una persona;
  • Tener nociones de estilismo;
  • Ser creativo y original;
  • Lastimarse la espalda cargando el equipo;
  • Lastimarse el resto del cuerpo para hacer una buena foto;
  • Agotar la vista delante del ordenador;
  • Sucumbir a la celulitis por trabajar largos jornadas delante del orendador (en el caso de las fotógrafas);
  • Etcétera…

***

 

facebooktwitterpinterestgoogle +email a friend
  • July 30, 2013 - 22:29

    juan francisco zamora salmeron - Muy buen estudio, real y preciso, felicidades! Yo estoy especializado en viajes y naturaleza, que a priori pinta muy bonito, pero también es muy duro, las horas con el equipo a cuestas, las vacunas, las comidas, el clima, peligros militares, los animales, etc. Los reportajes cada día son más baratos y hay revistas que ya ni les mando nada, además el pago cada vez es a más meses pero tú los gastos ya los has tenido, etc, etc. Y cuando ya llevas un tiempo en esto el ver tu artículo publicado no te compensa, pero es lo que hayReplyCancel

  • May 25, 2013 - 22:40

    Montse - Felicidades por tu explicación!!!! Es tan diferente la realidad a la imagen exterior!!!
    Mejor detallado imposible!!! Con tu permiso comparto tu texto.
    Gracias!!!ReplyCancel

  • May 8, 2013 - 12:14

    Adolfo Rancaño - Que BUENO !!, llevo tiempo queriendo hacer un post así … GRACIAS ANAIS … GRACIAS DE VERDAD …. que me dices del típico familiar, cuñao, etc que te dice ….anda hazme una foto a mi niña … ¿que te cuesta?, si con esa cámara que tienes salen SOLAS !!!!! …. Diosss es que me hierve la sangre pero me tengo que morder la lengua por no liarla parda !!!
    Gracias Anais y con tu permiso voy a compartir tu enlace … a ver si algún cliente o familiar se da por aludido.
    Un abrazo !ReplyCancel

  • May 8, 2013 - 11:49

    Anais - Tampoco he mencionado que no tenemos derecho a paro, a baja por maternidad… o que si mañana me caigo y me rompo una muñeca me supondría la ruina absoluta…ReplyCancel

  • May 8, 2013 - 11:37

    Alejandra - además de lo que pones, la gente siempre olvida que pagando 278 de autónomo cotizas por un salario base ridículo (840 por ahí), si además de pagar tu cuota quieres pensar en tu futuro y cotizar por un salario aceptable, digamos, 1500€, y de paso pagar por si te quedas en paro deberías pagar casi 500€ de cuota al mesReplyCancel

  • May 8, 2013 - 10:09

    Eva - Yo llevo 3 años y en ninguno de los 3 se me ha devuelto IVA, siempre me sale a pagar, pero vamos, que eso ya es lo de menos. Hace unos meses escribí algo similar en mi blog… y es que cuesta hacer entender que nuestro trabajo tiene un precio, que no es todo tan bonito como lo pintan.ReplyCancel

  • May 8, 2013 - 10:03

    Anais - He intentado ser todo lo concreta posible en cuanto a números, pero seguro que no es todo lo exacto que quisiera, también por no extenderme en un estudio fiscal detallado, que no es la pretensión del post. Respecto al IVA que se nos devuelve: en mi caso sólo en la declaración anual general, y cuya cantidad en los últimos años corresponde a menos de lo que pago en un trimestre. Lo que me devuelven en la anual me suele servir para compensar el gasto que me ha supuesto la asesoría durante el año, a veces ni eso.ReplyCancel

  • March 25, 2013 - 21:24

    Weddings / Frequently Asked Questions info@anaisgandiaga.com The Cheerful Photographer Blog - […] Enlace: ‘¿POR QUÉ CUESTA ESTO UN REPORTAJE FOTOGRÁFICO?’ […]ReplyCancel

  • March 25, 2013 - 20:43

    Bodas / Preguntas y dudas comunes info@anaisgandiaga.com The Cheerful Photographer Blog - […] Enlace: ‘¿POR QUÉ CUESTA ESTO UN REPORTAJE FOTOGRÁFICO?’ […]ReplyCancel

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*