The Cheerful Photographer Blog » Wedding photography

Info & more

¡Hola!

 

Antes que nada, si habéis llegado hasta aquí… ¡muchas gracias por considerarme candidata a ser vuestra fotógrafa! Sé que a veces no es fácil: otra decisión que tomar y una muy importante: el fotógrafo…

 

Y enhorabuena también, porque, si habéis llegado hasta aquí… por algo es, porque apostáis por una vida juntos. Eso es algo muy bonito y me merece todo el respeto :)

 

Si habéis llegado directamente porque os habéis sentido identificados con lo que hago… ¡¡genial!! No puedo estar más contenta :)

 

Si ha sido a través de una de mis parejas… ¡¡genial también!! Tendréis el suficiente feedback para tomar vuestra decisión :)

 

Si ha sido a través de un compañero fotógrafo que me ha recomendado… ¡genial también!  Pero… si es porque él o ella era vuestra primera opción y tiene vuestra fecha ocupada, para mí es importante que miréis bien mi trabajo y sintáis que es para vosotros independientemente de la recomendación ;)

 

Bueno, me presento: soy Anaís, la cheerful photographer, la coach photographer… la fotógrafa de los rizos, la gaditana barcelonesa ;)

 

pinthis

 

Si queréis cotillear un poco sobre mi historia con la foto, sobre cómo me describe la gente que me conoce y demás, en la web y el blog he puesto cositas con ese propósito. Lo hago sobre todo porque entiendo que, por muy sencilla que sea, si consideráis vuestra boda un día muy especial, os agradará saber quién es la persona a la que le vais a confiar el recuerdo de esos momentos. Ya habéis visto lo que hago, pero puede que os guste también saber algo de cómo soy.

 

Y, por supuesto, queda saber cómo trabajo…

 

Pues, fundamentalmente, trabajo por feeling. Me gustan mucho mis parejas y me gusta que me gusten :)

 

Antes de firmar nada, me gusta reunirme con vosotros o, si vivís en otra ciudad o país, hacer un Skype (anaisgandiaga) o, a unas malas, al menos tener una charlilla telefónica.

 

Sentir que nos caemos bien, que vais a confiar en mí, que la cosa fluye… Creo que también es importante para vosotros: que, además de que os guste el trabajo de la persona que vais a contratar, sintáis que se va a integrar perfectamente en vuestra historia.

 

Yo lo vivo mucho, me gusta empaparme de vuestra historia… siempre me emociono en las ceremonias… Así que intento trabajar con gente que me dé buen rollo para que me haga mucha ilusión formar parte de su celebración de amor.

 

 pinthis

 

Una vez lo cerramos todo, os envío una pequeña entrevista para que me contéis cosas de vosotros y de los preparativos, con idea de tener mi archivo de cada boda y de la historia que acompaña a cada reportaje :)

 

En el tiempo que va desde que me contratáis hasta que llega el día B, me gusta que estemos en contacto. Que me contéis cómo va la cosa, qué dudas tenéis, novedades, nervios… Y por supuesto, si necesitáis alguna recomendación o algún consejo. Para vosotros suele ser la primera vez, pero yo ya llevo unas cuantas ;) y a lo mejor os puedo asesorar en algún aspecto de los preparativos que os produzca inseguridad.

 

También es una manera de que nos acerquemos un poquitín. Nadie ha venido a mí diciéndome “salgo genial en las fotos, me encanta que me pongan una cámara delante” ;) Lo normal es que te dé cosa, que pienses que tú no vas a salir tan bien como los demás, que te vas a sentir incómod@… Si tenemos contacto y nos vamos contando, cuando llegue con mi cámara os parecerá bastante natural que haya unos rizos revoloteando por todos lados haciendo clic.

 

(Comentaros que conozco a la persona que más incomoda se siente delante de una cámara, una que cuando ve una foto suya solo ve muchos dientes y rizos desordenados… Yes, yo misma. Así que si hay alguien que va a entender que os dé repeluco la idea de que os hagan fotos, esa soy yo.)

 

 pinthis

Pero una de mis metas es justo que acabéis pasándolo bien y divirtiéndoos. Puede que el primer minuto de una sesión privada os resulte un pelín raro (aunque también es normal que de ahí salgan fotos chulas) pero enseguida nos vamos soltando hasta que al final lo pasamos bomba y os sentís en vuestra salsa. He visto a tímidos declarados acabar ‘comiéndose’ la cámara ;)

 

Otra cosa que me gusta hacer es visitar las localizaciones con vosotros, si se puede. Antes de la boda, ir juntos a ver los espacios de la ceremonia, de la celebración… La idea es, además de conocerlos y ver el tipo de luz y ambiente, hacerme mi guioncito de lo que vamos a hacer en nuestra sesión privada, para ir a tiro hecho y no perder tiempo. Cuando las bodas son en otra ciudad, siempre llego al menos un día antes con ese propósito.

 

La sesión privada normalmente se hace después de la ceremonia, aunque, dependiendo de las tradiciones, también se puede hacer antes: cada vez más parejas se animan a hacer el ‘First Look’ para luego no tener que ausentarse después de la ceremonia.

 

Pero bueno, empecemos por el principio: ¿cómo es el día de la boda?

 

Pues suelo empezar el día en la casa u hotel donde se vista la novia. Llego mientras la peinan y maquillan para ir documentando todo el proceso, que es muy bonito: desde que eres una mujer de cara lavada hasta que te conviertes en una novia radiante, mientras pululan por allí familiares o amigos, junto con un poquito de nervios.

 

pinthis

 

Si el novio quiere y es posible por tiempo y distancia, también me acerco a hacerle unas fotos, siempre antes de ir a casa de la novia, que es de donde salgo para la ceremonia. A menos que os vistáis ambos en un hotel, en la misma finca o similar, en ese caso voy saltando de una habitación a otra todo el tiempo, mucho más cómodo y más divertido!

 

Después nos vamos a casarnos… :) Cuando termina la ceremonia hacemos nuestra sesión*  y luego a celebrar! Ahí suelo tratar de descansar un poco – aunque pocas veces lo consigo ;) – aprovecho que no es agradable fotografiar a nadie mientras se come. Pero igualmente, siempre estoy al acecho de cualquier sorpresa o momento especial que se presente.

 

*(Si os habéis decidido por el ‘First Look’ hacemos la sesión antes de la ceremonia. La idea, además de que luego no tengáis que separaros de los invitados, es también captar el momento en el que os veis vestidos y guapos por primera vez sin nadie delante. La reacción es mucho más espontánea que cuando os veis en la ceremonia rodeados de otras personas. Lo organizamos para captar ese momento único y ya luego hacemos la sesión normal y paramos un rato antes de la ceremonia para descansar unos minutos y refrescarnos. Esta opción también se recomienda cuando las bodas son al atardecer, para aprovechar la luz natural antes de que anochezca.)

 

Y finalmente, llega el baile y la fiesta! Me gusta quedarme un ratín para hacer fotos de la gente pasándolo bien y haciendo un poco el loco ;)

 

No sé si me he dejado algo en el tintero, pero creo que más o menos os podéis hacer una idea de cómo trabajo.

 

Si queréis continuar la aventuraescribidme para compartir conmigo vuestra historia y todos los detalles de vuestra boda y os enviaré toda la info extra que necesitéis junto con mi presupuesto. También podéis echar un vistazo a este enlace  donde tenéis más info sobre las preguntas y dudas más frecuentes :)

 

pinthis

 

 

 

 

facebooktwitterpinterestgoogle +email a friend

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*